Depilación eléctrica

Depilación eléctrica

Hablamos de depilación definitiva cuando anatómicamente y funcionalmente logramos la destrucción irreversible de la zona germinal del pelo, impidiendo su rebrote. El método de la depilación eléctrica sigue siendo después de muchos años uno de los más válios, aunque con los años se ha perfeccionado y ha habido cambios en la técnica perfeccionándola cada vez más. Hay estudios clínicos que así los demuestran.

Existen diferentes tipos de corrientes que se utilizan para la depilación eléctrica, diferentes modalidades pero la técnica es común en todas ellas:

Electrólisis: Corriente galvánica.

Termólisis o termocoagulación: Corriente de alta frecuencia.

Blend: Combina las corrientes galvánicas y alta frecuencia.

Flash: Utiliza la corriente de alta frecuencia aplicada a grandes potencias pero con unos intervalos de tiempo cortos.

FACTORES A TENER EN CUENTA PAR EL ÉXITO DE LA DEPILACIÓN

El equipo con el que vamos a trabajar va a ser importante para el buen resultado pero no solo depende de ellos sino también de la buena técnica, otros factores que van a ser importantes:

* La fisiología del pelo: el pelo tiene tres fases de crecimiento y es continuo:

  • Anágena: es la fase más importante es la fase de crecimiento y esta consta de seis subfases.
  • Catágena; es la fase de reposo, la fase que se separa de la papila germinativa.
  • Telógena: es la fase de atrofia y caída del pelo, bien por si solo o por que es empujado por el nuevo pelo.

INDICACIONES:

En la actualidad el láser es un método de depilación eficaz y de gran ayuda, pero muchas veces para finalizar y garantizar un tratamiento de depilación al cien por cien definitivo hay que terminar con la depilación eléctrica. La depilación eléctrica se puede hacer en cualquier momento del año, a cualquier edad y sobre cualquier color de pelo ya que no interfiere sobre la melanina, por eso es ideal para el pelo canoso o rubio.

ZONAS DE TRATAMIENTO:

Facial completo, cejas, sienes, entrecejo, interior de los orificios nasales, orejas, pómulos, patillas, nuca, escote, aureolas, axilas, labio superior, manos, dedos de las manos y de los pies, brazos, hombros, piernas enteras, monte de venus, ingles, línea alba, abdomen, glúteos, lumbares…

Excepto genitales.

PRECAUCIONES:

Personas que utilicen marcapasos.