Terapia con heno

Terapia con heno

60 Minutos

El Heno tiene un gran poder analgésico algo de sobras conocido en el mundo de la naturopatía y homeopatía. Con el Heno, a través del vapor, conseguimos trabajar todas las terapias que cursan con dolor, causado o bien por una inflamación (osteopatías, artritis, reuma, lumbalgias) o bien los dolores crónicos o musculoesqueléticos.

Esta terapia, descubierta por los campesinos y aplicada desde hace más de cien años, debe su gran eficacia al calor liberado por las hierbas alpinas al fermentar. Tiene muchísimos principios activos que nuestro organismo absorbe de una forma fácil y eficaz, sin aportar toxicidad al ser completamente natural. Aumenta nuestras propias defensas y desintoxica nuestro organismo de la cantidad de fármacos a la que estamos expuestos.

Ya a principios del siglo 20, los baños de heno eran considerados tratamientos naturales para aliviar dolores reumáticos, de cadera y de espalda, tortícolis, contracciones y calambres musculares, neuritis, ciática, sinovitis, rigidez articular y obesidad.

Sudando en el heno fortalecemos el sistema inmunológico y estimulamos el metabolismo, una técnica natural que no daña el organismo y tiene unos resultados increíbles para nuestro bienestar.

Los Beneficios con la Henoterapia:

  • Calma el dolor.
  • Regula la acción desinflamatoria
  • Reduce la fatiga muscular
  • Aumenta el flujo sanguíneo
  • Mejora el sistema nervioso central
  • Desintoxica
  • Estimula la circulación
  • Repara tejidos
  • Purifica

El Heno es un método no invasivo, lo trabajamos para muchísimas dolencias, pero si sufres de Fibromialgia y quieres mejorar la calidad de vida y tener menos dolor ven a probar la Henoterapia.